Anónimos

Debía madrugar y solo durmió cinco horas. Un día duro no fue, largo quizás, un turno de ocho horas, algún descanso, un café, algo que comer. Quería llegar a casa, que dieran ya las dos, comer y volver a la escritura empezada tantas veces como olvidaba esa historia, tan nueva y distinta y fugaz e  inesperada, casi imposible retenerla cuestionándose continuar o no, ceder, vencido, a la derrota porque apenas si podía escribir pues la mayor parte del tiempo iba en busca de algo que contar en vez de escribir en su cuaderno, o teclear, es imposible, ni una frase es capaz, mientras lucía aún el sol o, después, bajo una lámpara que resaltara cierto tenebrismo. Pensaba en la imagen de esa historia, todo muy sencillo, cosa hecha, pero en casa, delante de su ordenador teclea una frase, un párrafo, se detiene y lee y borra, no era esto, se dice, y comienza de nuevo, empieza con una nueva frase, breve esta vez que alterna con otra larga pero, esto no tiene sentido y borra de nuevo y busca su historia, la imagen germen que surgiera e inventa un antes para ese después, retrocede en su historia, en el tiempo y añade y reflexiona, escribe, relee y elimina todo al fin, irritado, reclinado en su silla, cierra los ojos e intenta recordar, se duerme. Nadie sabe si llega a recordar, ni siquiera él, aunque sí descanse y le despierte el bullicio, el ir y venir de gente, sus risas, sus voces o, tal vez, el frío que entra por su ventana. Se pone en pie despacio, todo está oscuro, se asoma. Quizá se complica demasiado. Dejarlo todo y vivir. Sigue asomado. Antes de volver adentro y cerrar la ventana algo se mueve en el edificio de enfrente. Poco a poco se acostumbra a la oscuridad y distingue una persona fumando en el balcón de una planta inferior a la suya, una mujer, parece, con la mirada, no sabe bien, fija, perdida o atenta a un punto inferior, deduce, de su planta, pero debajo, otro piso menos del que él habita, y la curiosidad se pone a trabajar.

Imagen tomada de Pinterest

2 comentarios sobre “Anónimos

Agrega el tuyo

Responder a evagg68 Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

CARTA A TODAS TUS CATÁSTROFES

昨天的后悔忘记了。今天的事都忘记了。

Entre letras

MARÍA JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ

La inmolación tiene rostro

El calibre corto, la pólvora azul

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

Veni, vidi, amorem

Bienvenido a mi hogar, el espacio en el que me vas a conocer de la manera más intensa y especial en que puedo llegar a expresar. Cuida este espacio, es también tuyo ahora.

La liebre de Durero

Blog de Ignacio Ortiz Monasterio. Sonidos, imágenes, espacio, volúmenes, vacío. Dondequiera que lleven las inclinaciones de los sentidos.

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

A %d blogueros les gusta esto: