Una buena mesa

El señor López, en sus horas de asueto, gustaba de dar largos paseos dejándose llevar por el capricho. Salió una mañana, no demasiado pronto, atemperada, fresca, soleada y anduvo hacia el norte de su ciudad, lugar, dicho sea de paso, poco o nada frecuentado, con la idea de ampliar sus horizontes físicos, muy mermados estos. El cansancio le vino tan oportuno como la vista de un hermoso, cuidado y fresco parque, no demasiado extenso, al que se dirigió buscando un banco donde descansar. Alcanzó su destino y sintió al sentarse, además, hambre ¡vaya!, pensó, ¡a estas horas y tan lejos ya de casa! ¿A estas horas? El señor López, en sus horas de asueto, pierde con frecuencia la noción del tiempo, además de las llaves de su casa y otros adminículos, pero no se alarmó, sin embargo, arrellanándose como pudo en tan sólido asiento hasta casi, sin darse cuenta, dar una, o dos, cabezaditas ¡vaya, vaya!, si estoy vencido, siguió pensando. Evitaba, en la medida de lo posible, verbalizar sus pensamientos por pudor, más que porque le creyeran ido, cosa que se le daba un ardite. Pensando así, sonreía. En fin, amigo mío, ya es hora de ponerse a caminar en busca de fortaleza que la sustancia nutricia… mirando en derredor, pensaba, hasta que vio un pequeño restaurante. Allí se dirigió y, ya dentro, se sintió cohibido, todo el mundo calló y se le quedó mirando ¡pardiez!, dijo entre dientes, se asustó y quiso huir, ponerse en salvo dando media vuelta dispuesto a desandar sus pasos que alguien impidió, al entrar, ofreciendo sus servicios, era un camarero. Volvió, como la lluvia, el murmullo del resto de comensales, el olvido del recién llegado y todo el mundo a sus asuntos. El señor López pudo aflojar tanta tensión y apreciar la buena mesa, porque sentía debilidad por esta, que lo parecía, y física, también, y se dejó aconsejar eligiendo un primer plato, un segundo, con un tinto apropiado que trajo el camarero y abre y pide la aprobación de un señor López satisfecho y café, solo, para concluir. Antes de que llegara el primer plato preguntó por los baños. Llegó a la puerta, ocupado, toca esperar y dio unos pasos arriba y abajo mientras tanto. Se distrajo contemplando unos carteles antiguos y oyó salir a alguien del interior del baño. Se acercó, abrió la puerta, entra y cierra tras de sí, a oscuras. Busca el interruptor que no encuentra, se golpea, oye caer al suelo, se impacienta, asusta y no acierta con el pomo de la puerta. Sigue a oscuras, se asusta, llama a voces, golpea y le abre su mujer que hoy se encontraba en casa ¿qué haces en el trastero?, le pregunta al señor López y este, repuesto, no recordó pedirle azúcar al camarero.

Imagen tomada de Pinterest

Un comentario sobre “Una buena mesa

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: