El muro de arizónicas

Sí, suele pasarme que no sé cómo contarte, cómo explicarte hasta lo más sencillo. Pienso es si por culpa de un tumor, o de una tara, o de una enorme exigencia, o por mi manera de complicarlo todo tanto. Solo quería bañarme, nada más, en la piscina. Hacía mucho calor, mucho, y apenas una brisa... Leer más →

La partida

Hemos hablado hasta llegar a coincidir en el silencio prolongado, denso e incómodo, pero no decidimos levantarnos y acabar. Volver atrás es imposible. Avanzamos cruzando líneas de no retorno sin darnos cuenta, generalmente. Las que nos duelen, nos afectan, nos obligan enfrentados a dilemas, dudas, decidir tomar uno de dos, o más, caminos sabiéndonos equivocados,... Leer más →

Usurpador

Vuelvo a levantarme con dolores (¿y quién es dolores?), sonrío, me pongo en pie y alcanzo la ropa que me visto mientras miro a través de la ventana, preguntándome si miras tú también en este instante, y siento el frío que esta mañana temprana, la primera de agosto, en casa, en la mía y no... Leer más →

Malentendidos

Subió las escaleras, casi al final del día, como ya las subiera al regresar a casa hace algún tiempo y ya supiera, o no faltase mucho para conocer, por cambios sutiles, silencios prolongados o una pequeña y pertinaz, que siempre estuvo ahí como la advertencia de un giro o cambio posibles que se asimila u... Leer más →

Capricho

Luce el sol con fuerza, es junio y hace calor y llueve ahora de un modo intermitente y débil con rachas de viento que me alivian algo de este bochorno mientras camino y me refresca hasta aquietarse todo, un momento, salvo la vida, tan inquieta, para quizá regresar más tarde, muy poco más, el calor... Leer más →

La serie

Su turno termina a las dos. Cinco minutos después llega a su casa. Celebran su premura porque ya está sobre la mesa la comida. Una conversación ligera mientras comen y la televisión no atrapa la atención de nadie. Todo normal o bien o alguna broma o chiste o contratiempo en el trabajo que se olvida... Leer más →

Desconocidos

Me describía siempre de un modo vago, inexacto. Llegué a creer incluso que no era yo, que no hablaba de mí o que alguna vez, si algo supo, en algún momento, quisiera otra cosa que alguien, previamente, quiso, o tal vez desease a otra persona u otra relación o quizá ninguna porque no pudo, porque... Leer más →

Cuestión de tiempo

Esperaba, era cuestión de tiempo, y dejaba mis gafas en un pequeño espacio libre aún de libros, papeles, lápices, velas, figuritas, más papeles y cuadernos y libros y otros pequeños objetos dueños de su pequeña superficie de madera de una enorme mesa donde yo ya era incapaz de leer o escribir o pasar a solas,... Leer más →

El reloj de pared

Llegué temprano a casa y te llamé al cerrar la puerta. Silencio. Te imaginé en el dormitorio, tosí, volví a llamarte. Silencio. No me has oído llegar ¿dónde te encuentras? Quizá no ha llegado, pensaba, mientras seguía con lo que era normal a esa hora que es buscarte, o buscarme si alguna vez me retrasaba... Leer más →

Esto no es…

Como diría Magritte, si hubiera sido yo alguien merecedor de la lectura de entendidos y de público y la suya, de Magritte, al que el azar le hubiera puesto, una primera vez, ante sus ojos, y a diferencia de él, un texto como el mío que no dice, como sí se le ocurrió a él... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: