Ámbar

No empieza de noche, una de esas negras y, en apariencia, limpias noches donde distingues con nitidez esa constelación artificial en pugna con las sombras. Es la calma precedente. La vanidad y la soberbia humanas, el miedo, por su debilidad. Y ahí vivo mis días porque durmiendo con el sol alejo, por las noches, mis... Leer más →

Me vi caer

No era normal, en aquella época del año, que lloviera gente del cielo tras el trueno de una voz que entendí como un aviso, una advertencia, un grito de socorro. Me giro mirando hacia lo alto y desde un quinto, sexto piso, sorprendido, como yo, asustado, vi un instante un cuerpo que, tras reaccionar, desaparece... Leer más →

Viento de poniente

Se tiró al suelo y esperó unos instantes, quieto, atento, aguzando el oído. Nada. Había dejado de llover hace un momento. El aire en calma, ningún sonido salvo el canto de mirlos y gorriones y algunas voces lejos de aquel lugar donde se encontraba sentado, leyendo otra novela, con su café, a la espera de... Leer más →

El prisionero

Qué áspera esta sábana, pensó, buscándola a sus pies. Amanecía y sintió frío y fastidio. Un rato más, se dijo, y permaneció inmóvil, con los ojos cerrados, hecho un ovillo. Volvió a dormirse. López, oyó, ¡López! Un forcejeo, una mano, voces y un portazo con el que se incorporó y abrió, como ventanas sus, aún... Leer más →

Hora de partir

Subió al autobús, buscó asiento y aire fresco que sintió, abriendo, ajustando la salida del aire acondicionado, aliviándose al apartar de sí el calor y angustiado por una ansiedad inesperada al entrar, recorrer el pasillo y sentarse en tan, le pareció, reducido espacio, obligándose a respetar una absurda, sutil, invisible, imaginaria frontera entre los asientos,... Leer más →

El séptimo día

No sabía por cuánto tiempo, pero debía viajar una o dos veces por semana, leyó en un breve mensaje. No tienen el valor de decírmelo a la cara, pensó. Un segundo mensaje añadía que le sería entregado, por mensajería, un paquete con instrucciones y ya no habría más contacto. Era una molestia de la que... Leer más →

Ahora tú (III)

Eva sale de casa. Atrás deja las sombras por la luz. Deambula. Es el comienzo, piensa, uno de tantos. Recuerda a sus amigos, a Lu, con quienes conversó en el café al que regresa esta mañana, extrañada, como por una casualidad. Se acerca a la entrada ¿por qué no un café ya que estoy aquí?,... Leer más →

Long Play

Una semana de lluvia, una semana sin decidirse a salir de paseo, aunque le gustaba, la lluvia, ver llover, escucharla, tan hipnótica, tan húmeda, pero ya no tanto, por pereza, mojarse, aunque llevara paraguas, decidido a ser, durante el acuoso meteoro, espectador agradecido que pone un viejo tocadiscos y silba, torpe, al encontrarse solo en... Leer más →

La trampilla

El señor López, solo en casa, se detiene a contemplar, mientras planea qué hacer hoy, las pequeñas flores y plantas a las que su mujer, aficionada jardinera, dedica el tiempo libre del que dispone, riega, trasplanta o coloca en este, o aquel, lugar de la casa según la mayor o menor necesidad de luz solar... Leer más →

La analítica

Siempre es difícil comenzar, eso lo sabe todo el mundo, si no hay razón que fuerce como sucedió con, según la mujer del señor López, la salud del mencionado, delicada, según ella, por síntomas o reacciones que la venían preocupando desde hacía ya mucho, y mucho era ahora, según creía el señor López, lo que... Leer más →

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: