Anónimos

Debía madrugar y solo durmió cinco horas. Un día duro no fue, largo quizás, un turno de ocho horas, algún descanso, un café, algo que comer. Quería llegar a casa, que dieran ya las dos, comer y volver a la escritura empezada tantas veces como olvidaba esa historia, tan nueva y distinta y fugaz e... Leer más →

El maquinista

Sale a la calle. Acusa el frío intenso, tose, se abrocha hasta el cuello, su abrigo. Mira hacia arriba. Ve las mismas motas titilando, algunas nubes. Camina. Tampoco hoy le apetece acompañar a nadie y pasa de largo, sin mirar, sin escuchar. Algo les une, como si fuera un fuego en medio de la oscuridad.... Leer más →

Mar en calma

Contempla esa mañana el mar en calma, desde la terraza de su habitación de hotel en la tercera planta, los barcos amarrados y a quienes, no sin cierta envidia, corren o caminan o se sientan en cualquier lugar de aquel paseo marítimo interminable como interminable es su espera, ya va para dos días en esa... Leer más →

De puntillas

Se quitó las gafas, cerró sus cansados ojos y doloridos que, con la palma de sus manos, masajeó. Necesitaba estirarse, ponerse en pie. Dio tres pasos a su izquierda y alzó los brazos alcanzando de puntillas la fría barra de hierro pintada de gris oscuro de una pérgola de la que se quedó suspenso. Enormes... Leer más →

Ámbar

No empieza de noche, una de esas negras y, en apariencia, limpias noches donde distingues con nitidez esa constelación artificial en pugna con las sombras. Es la calma precedente. La vanidad y la soberbia humanas, el miedo, por su debilidad. Y ahí vivo mis días porque durmiendo con el sol alejo, por las noches, mis... Leer más →

Me vi caer

No era normal, en aquella época del año, que lloviera gente del cielo tras el trueno de una voz que entendí como un aviso, una advertencia, un grito de socorro. Me giro mirando hacia lo alto y desde un quinto, sexto piso, sorprendido, como yo, asustado, vi un instante un cuerpo que, tras reaccionar, desaparece... Leer más →

Viento de poniente

Se tiró al suelo y esperó unos instantes, quieto, atento, aguzando el oído. Nada. Había dejado de llover hace un momento. El aire en calma, ningún sonido salvo el canto de mirlos y gorriones y algunas voces lejos de aquel lugar donde se encontraba sentado, leyendo otra novela, con su café, a la espera de... Leer más →

El prisionero

Qué áspera esta sábana, pensó, buscándola a sus pies. Amanecía y sintió frío y fastidio. Un rato más, se dijo, y permaneció inmóvil, con los ojos cerrados, hecho un ovillo. Volvió a dormirse. López, oyó, ¡López! Un forcejeo, una mano, voces y un portazo con el que se incorporó y abrió, como ventanas sus, aún... Leer más →

Hora de partir

Subió al autobús, buscó asiento y aire fresco que sintió, abriendo, ajustando la salida del aire acondicionado, aliviándose al apartar de sí el calor y angustiado por una ansiedad inesperada al entrar, recorrer el pasillo y sentarse en tan, le pareció, reducido espacio, obligándose a respetar una absurda, sutil, invisible, imaginaria frontera entre los asientos,... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: