Hora de partir

Subió al autobús, buscó asiento y aire fresco que sintió, abriendo, ajustando la salida del aire acondicionado, aliviándose al apartar de sí el calor y angustiado por una ansiedad inesperada al entrar, recorrer el pasillo y sentarse en tan, le pareció, reducido espacio, obligándose a respetar una absurda, sutil, invisible, imaginaria frontera entre los asientos,... Leer más →

El séptimo día

No sabía por cuánto tiempo, pero debía viajar una o dos veces por semana, leyó en un breve mensaje. No tienen el valor de decírmelo a la cara, pensó. Un segundo mensaje añadía que le sería entregado, por mensajería, un paquete con instrucciones y ya no habría más contacto. Era una molestia de la que... Leer más →

Ahora tú (III)

Eva sale de casa. Atrás deja las sombras por la luz. Deambula. Es el comienzo, piensa, uno de tantos. Recuerda a sus amigos, a Lu, con quienes conversó en el café al que regresa esta mañana, extrañada, como por una casualidad. Se acerca a la entrada ¿por qué no un café ya que estoy aquí?,... Leer más →

Long Play

Una semana de lluvia, una semana sin decidirse a salir de paseo, aunque le gustaba, la lluvia, ver llover, escucharla, tan hipnótica, tan húmeda, pero ya no tanto, por pereza, mojarse, aunque llevara paraguas, decidido a ser, durante el acuoso meteoro, espectador agradecido que pone un viejo tocadiscos y silba, torpe, al encontrarse solo en... Leer más →

La trampilla

El señor López, solo en casa, se detiene a contemplar, mientras planea qué hacer hoy, las pequeñas flores y plantas a las que su mujer, aficionada jardinera, dedica el tiempo libre del que dispone, riega, trasplanta o coloca en este, o aquel, lugar de la casa según la mayor o menor necesidad de luz solar... Leer más →

La analítica

Siempre es difícil comenzar, eso lo sabe todo el mundo, si no hay razón que fuerce como sucedió con, según la mujer del señor López, la salud del mencionado, delicada, según ella, por síntomas o reacciones que la venían preocupando desde hacía ya mucho, y mucho era ahora, según creía el señor López, lo que... Leer más →

Viejos amigos

Llega a casa y tras cerrar la puerta cumple, con cierto abandono, con los pequeños rituales que le llevan a sentirse un poco a salvo, protegido, no sabe bien por qué, o de quién o qué cosa. Termina pronto y recorre su pequeño piso, a menudo inmenso, buscando a su mujer a quién no llama... Leer más →

Una tarde

En un mundo perfecto, al atardecer, sentado en un viejo banco de madera, pensaba con frecuencia hasta que a la recién inaugurada oscuridad la luz lunar teñía de plata el mar, lamentando que no fuera siempre así. Esta era su mejor idea de acabar el día, con la noche, y solo. Ya contaba más de... Leer más →

Libre

Al señor López no se le conoce más ocupación que su trabajo en la oficina gris con la que cumple escrupulosamente. Nadie conoce bien al señor López, al que respetan e ignoran en proporciones variables, cuestión esta antaño insoportable y hogaño, liberador. Así pues, acabadas sus obligaciones laborales y domésticas, dueño y señor de su... Leer más →

Una buena mesa

El señor López, en sus horas de asueto, gustaba de dar largos paseos dejándose llevar por el capricho. Salió una mañana, no demasiado pronto, atemperada, fresca, soleada y anduvo hacia el norte de su ciudad, lugar, dicho sea de paso, poco o nada frecuentado, con la idea de ampliar sus horizontes físicos, muy mermados estos.... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: