El reloj de pared

Llegué temprano a casa y te llamé al cerrar la puerta. Silencio. Te imaginé en el dormitorio, tosí, volví a llamarte. Silencio. No me has oído llegar ¿dónde te encuentras? Quizá no ha llegado, pensaba, mientras seguía con lo que era normal a esa hora que es buscarte, o buscarme si alguna vez me retrasaba... Leer más →

Esto no es…

Como diría Magritte, si hubiera sido yo alguien merecedor de la lectura de entendidos y de público y la suya, de Magritte, al que el azar le hubiera puesto, una primera vez, ante sus ojos, y a diferencia de él, un texto como el mío que no dice, como sí se le ocurrió a él... Leer más →

Delirio

Salgo de un edificio, es lo normal en este momento, en esta hora, y me dirijo sin titubeos hacia un vehículo que me llevará a mi casa, todo normal hasta aquí solo que, lo normal hoy, para mí, es que nada me lo parezca, quiero decir, que me cuestione, que ponga en duda todo, quiero... Leer más →

Insomnio

Pasar la noche en vela en la cama, rodando hasta cansarme de ser roca y, retirando el embozo, sentarme después al borde como en una interrupción, un entreacto, de no sabría decirte qué, o para qué, parado en una escultórica, augusta forma y un breve tiempo, o pictórico, sin demasiada luz y con tanta soledad... Leer más →

Volveré pronto

Antes de apagar la última luz y salir del piso me aseguro, casi con obsesión, que todo quede como es debido pues no sé, no lo he pensado aún, cuándo volveré y no quiero dejar a nadie al cargo, ni preocupado, ni pendiente de mí, del piso, de mi viaje, un viaje breve, necesario porque... Leer más →

Mapas

No, nada de despertarme esta vez dolorido, aturdido, después de un día como cualquier otro en el que vuelvo a sentarme a la mesa y extiendo mapas, recortes, algún cuaderno con extensas notas ilegibles, pedazos de papel con notas breves y claras, guías de viajes con los que proyecto, estudio, planifico, trayectos locos unas veces,... Leer más →

Esos objetos

Terminé mi café y me fui a mis cosas, me refugié quizá o hui, sin un pretexto, pensando en no molestar o, por mejor decir, deseando, queriendo evitar facilitarle a alguien una conversación que, en ese momento, distaba de apetecerme y, así, subía, con extrema lentitud, las escaleras para dejar los objetos, que suelo trasladar... Leer más →

Al otro lado

Leí en algún sitio 'al fin ha sucedido, hoy no tengo nada que escribir', o algo parecido, y me callo que cuando te siento tan cerca me nace la irresistible necesidad de describirte en mi cuaderno con palabras o trazos o sombras mientras te miro, me miras, y te aguantas, o no, las ganas de... Leer más →

Amigo de domingo

Solíais llegar de improviso, cualquier día, en horas aceptables, razonables, o casi, botella de un vino elegido al azar en mano porque si yo entendía, poco, ya sabes, tan diletante, y con tanta broma, con apetito y ganas de charlar, muchas, y desahogaros, tú sobre todo, que eras la voz cantante, directora, firme, cargada de... Leer más →

Una palabra

Llega el momento de parar, ponerme en pie y darme, por qué no, un respiro, un paseo, tomarme un bocado y una cerveza quizá, o solo un café solo y un bollo, solo también porque no hay que abusar, o todo esto, ya vería después de un orden que me era necesario y que reclamaría... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: