Una mañana de febrero

¿Cómo contar las cosas? ¿Cómo explicarlas, mostrarlas? Cómo con, por ejemplo, la imagen que ahora veo durante una mañana de febrero, en mi casa, cuando luce un sol pleno en un cielo limpio de nubes, azul, vivo, enturbiado a veces por alguna eventual humareda blanca que puedes imaginar que sale de alguna chimenea cercana, o la humareda abundante de un incendio, temes, o la humareda que resulta de la quema de rastrojos, averiguas, al fin, aliviado ¿cómo explicarte, contarte que, durante toda esta claridad del día, de los hechos, en la pantalla de mi ordenador surge una imagen, la de un vehículo circulando por una carretera comarcal atravesando bosques y una profunda oscuridad sin que yo sepa, y sin alivio, adónde se dirige, ni los motivos de quien conduce, ni por qué a esas horas? He recibido la parte más confusa y mínima de una historia que solo puedo imaginar, durante una mañana de febrero.

Photo by Vlada Karpovich on Pexels.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.