Ámbar

No empieza de noche, una de esas negras y, en apariencia, limpias noches donde distingues con nitidez esa constelación artificial en pugna con las sombras. Es la calma precedente. La vanidad y la soberbia humanas, el miedo, por su debilidad. Y ahí vivo mis días porque durmiendo con el sol alejo, por las noches, mis temores. Porque volvieron otra vez, las sombras. Volvieron con pudor, pensé, con timidez, curiosidad, las sombras, solo eso, sombras. Podía verlas de soslayo, en cualquier parte, aunque no siempre. Quizás buscaban un acercamiento, un aceptarme poco a poco para perder el miedo, pensé, pero no supe que aguardaban, solo esperaban el mío. Yo me sorprendía, ingenuo, me sonreía por mis delirios imaginando, no sé, cosas absurdas que buscaba entre los muebles. Tan diminutas eran entonces, las sombras. Pero crecieron y llegaron los sonidos. Ya no eran solo las sombras, ni eran ya pequeñas, insignificantes. Crecieron y no en una noche, con crujidos imposibles que yo reconocía y era incapaz de ver su origen, de localizar qué, o cómo, se produjeron. Con los murmullos fue todo distinto. Una voz, un susto y, después, la justificación que, por la imposibilidad de darle explicación, inventaba. Me reía, nervioso, de todo aquello, sin perder la calma pues pronto llega el olvido con tantas obligaciones o ruidos dentro de la cabeza o culpas o la impotencia. Me puse en pie una de esas noches que decidí velar, una de esas noches limpias en apariencia, y caminé por la casa. Me sentía cansado, débil. Busqué un vaso limpio y me serví y bebí, de un trago, un líquido ambarino de una botella sin etiqueta que me quemó la garganta. Me coloqué la camisa y acerqué a la ventana. Me preguntaba por qué sentía pegajosas mis manos. Esperé. Comenzó, sin estridencias, a llover. Veía con atención cómo transformaba, la lluvia, mi percepción de aquello que solía contemplar todas las noches a través de los cristales, era confuso, oscuro impresionismo, hasta que un relámpago iluminó un instante. Alguien aterrado me miraba. Desaparecieron sombras y sonidos.

Imagen tomada de Pinterest

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

Veni, vidi, amorem

Bienvenido a mi hogar, el espacio en el que me vas a conocer de la manera más intensa y especial en que puedo llegar a expresar. Cuida este espacio, es también tuyo ahora.

La liebre de Durero

Blog de Ignacio Ortiz Monasterio. Sonidos, imágenes, espacio, volúmenes, vacío. Dondequiera que lleven las inclinaciones de los sentidos.

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

A %d blogueros les gusta esto: