Me vi caer

No era normal, en aquella época del año, que lloviera gente del cielo tras el trueno de una voz que entendí como un aviso, una advertencia, un grito de socorro. Me giro mirando hacia lo alto y desde un quinto, sexto piso, sorprendido, como yo, asustado, vi un instante un cuerpo que, tras reaccionar, desaparece de mi vista. Nervioso y tan rápido como puedo miro a mi alrededor y, no sé muy bien por qué, corro hacia el portal del edificio pidiendo que llamaran a la policía. La caída no fue accidental, ni se trataba de un suicidio, supongo. Abro la puerta de la calle y me dirijo hacia los ascensores, uno de ellos fuera de servicio y el otro, vacío. No me encuentro en forma, no voy armado, pero a pesar de ello me decido a subir después de haber dejado abierta la puerta del ascensor que funcionaba evitando, creí, una posible fuga. Cerca ya del descansillo del sexto piso quiero coger aliento. Unos segundos, solo. Todo está oscuro, en silencio, quieto. Algo más entero avanzo hasta la puerta abierta, la abro, cruzo el umbral y doy dos pasos hacia mi derecha y me agacho parapetándome tras una estrecha pared desde donde puedo ver sin riesgo al frente y hacia mi izquierda, continuando el plano de mi protección, un largo pasillo. No oigo nada, no se mueve nada y no sé, entonces, qué hago en semejante lío. Conocía la distribución de aquellos pisos. Sabía de una cocina al otro lado de donde me encuentro, de un salón enorme hacia la izquierda y de un pasillo por el que se accedía a los baños, habitaciones y al pequeño balcón desde donde cayó el cuerpo aquel que casi me aplasta y del que, supongo, se estaban ocupando. Ya habría llegado la policía acordonando la zona y evitando que los curiosos interfirieran en aquel asunto. Me extraña no estar paralizado, ni oír nada, sirenas, gritos, nada, solo mi respiración y el bombeo en mis sienes de mi corazón, empiezo a asustarme. Camino por el pasillo, despacio, atento, dos pasos, tres y veo, desde la entrada de la habitación, una sombra reflejada en el cabecero de una cama de matrimonio. Me vuelvo a agachar. Temo ser descubierto y retrocedo. En aquella habitación hay un enorme espejo en la pared de la izquierda donde, pienso, puedo ser visto por quien está en ese momento ahí. No sé qué hacer. Espero un momento y busco un ángulo propicio. La luz del exterior me impide ver con nitidez de quién se trata y sabiéndome en desventaja aguardo el momento adecuado para abordarle, reducirle. Unos segundos pesados, lentos, angustiosos, después oigo gritar, cae un jarrón al suelo y, al asomarme, veo que abre la puerta del balcón. Me levanto y corro hacia él para reducirle, para impedirle y al forcejear caigo, gritando, al vacío. Recuerdo verme en medio de la calle mirando hacia el balcón.

Imagen tomada de Pinterest

Un comentario sobre “Me vi caer

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

Veni, vidi, amorem

Bienvenido a mi hogar, el espacio en el que me vas a conocer de la manera más intensa y especial en que puedo llegar a expresar. Cuida este espacio, es también tuyo ahora.

La liebre de Durero

Blog de Ignacio Ortiz Monasterio. Sonidos, imágenes, espacio, volúmenes, vacío. Dondequiera que lleven las inclinaciones de los sentidos.

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

A %d blogueros les gusta esto: