Hora de partir

Subió al autobús, buscó asiento y aire fresco que sintió, abriendo, ajustando la salida del aire acondicionado, aliviándose al apartar de sí el calor y angustiado por una ansiedad inesperada al entrar, recorrer el pasillo y sentarse en tan, le pareció, reducido espacio, obligándose a respetar una absurda, sutil, invisible, imaginaria frontera entre los asientos, cosa que reclamaba para él porque sufría con el contacto y así, o como pudo, viajó, quieto e inmóvil o encajado y rígido, pegado a la ventanilla. Algo claustrofóbico, pensó, respirando profunda y lentamente hasta calmarse. No recordaba cómo era volver a utilizar aquel transporte. Ya no viajaba apenas. Los trayectos eran a menudo cortos, nunca conducía y si se ofrecían a llevarle pedía sentarse en los asientos traseros, solo. Tampoco daba conversación pues siempre prefirió mirar a través de la ventanilla, e imaginar, dejándose llevar, sin música de fondo, por sus recuerdos que eran, más tarde, alguna de esas frases anotada en su cuaderno, inicio de una pequeña historia tal vez o se entregaba, por una suerte de mirada que alguien, un momento, según entra y avanza por el pasillo central buscando dónde sentarse y empezar su viaje, cruza con la suya, una mirada que le reconoce, piensa, o le inquiere o se le aloja o le atrapa y suspende y paraliza todo alrededor un instante, tan solo. Mientras, afuera, el conductor revisa al pie del autobús los últimos billetes. Quedan pocos minutos para partir y, unos pocos rezagados sin equipaje esprintan, ya sin aliento, son recibidos por un habituado ya y en su puesto, por poco, todo listo, llega la hora de partir, conductor. Subieron todos, o casi, pues queda algún asiento libre. La gente, pensaba, prefiere usar su propio coche ahora que él no soporta conducir y redescubre, con mal comienzo una, otrora, manera de viajar, despreocupándose, satisfecho incluso y olvidado todo el malestar vuelve a mirar a través de la ventanilla, ya en ruta, o en otra dirección si oye una voz o la curiosidad. Durante el viaje se recordó sentado en otro asiento, en otro tiempo, mucho más joven. Imaginó verse subir, imberbe aún, sentarse en cualquier parte, mirar a través de la ventanilla y ver su reacción cuando alguien mucho mayor que él le elige como compañero de viaje ¿se reconocería? ¿Le pudo haber pasado a él, cruzarse con alguien mayor y decirse, podría ser yo o así sería yo si fuese viejo? ¿Viejo?, sí, tu yo más viejo, piensas cuando eres joven y crees que se detiene el tiempo para ti. Aquél joven que fui no existe ya, soy yo, el viejo, su reemplazo.

Imagen tomada de Pinterest

2 comentarios sobre “Hora de partir

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: