Hora de partir

Subió al autobús, buscó asiento y aire fresco que sintió, abriendo, ajustando la salida del aire acondicionado, aliviándose al apartar de sí el calor y angustiado por una ansiedad inesperada al entrar, recorrer el pasillo y sentarse en tan, le pareció, reducido espacio, obligándose a respetar una absurda, sutil, invisible, imaginaria frontera entre los asientos,... Leer más →

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: