Ahora tú (III)

Eva sale de casa. Atrás deja las sombras por la luz. Deambula. Es el comienzo, piensa, uno de tantos. Recuerda a sus amigos, a Lu, con quienes conversó en el café al que regresa esta mañana, extrañada, como por una casualidad. Se acerca a la entrada ¿por qué no un café ya que estoy aquí?, piensa, y hay tiempo, aunque empiece a estropearse. Franquea la puerta y ya en la barra pide un café que le preparan, y lleva ella a una mesa apartada, mientras observa a su alrededor, sin interés. No espera ver a nadie conocido a esas horas allí y es grande su sorpresa al descubrir a Lu en la barra, de espaldas a ella, escribiendo, en ese lugar donde un momento antes no había nadie o no se fijó o tal vez ya estaba, antes de que llegara ella, y no le vio porque es posible que estuviese en el cuarto de baño o quizá saludando algún parroquiano del café. Quiso levantarse de su mesa, por saludarle, quedando en un amago, tan solo, cuando vio llegar y entrar a Marga que parecía saber que Lu ya se encontraba allí porque, quizá, la esperaba, o quedaron, o le vio y acercándose a él, con fingido sigilo, le saludó, conversaron, pagó lo consumido y salieron, tomándole del brazo, en silencio. Le surgían, a Eva, preguntas que no podría responderse porque después de tanta ausencia volvieron a serle desconocidos todos ellos, Marga, Lucas, cuando le conoció, y los demás y por ello se sentía desconcertada, desubicada, tensa, incómoda. Aguardó unos minutos antes de levantarse y regresar, como esperando a sentirse a salvo aún no sabía muy bien de qué, sentada a la mesa. Mientras oscurecía afuera, quizá fuese a llover. Los transeúntes, ya con prisas, aceleraban aún más sus pasos, unos, concluían otros, desistiendo continuar y refugiarse al tiempo que, sin violencia, comenzaba una fina lluvia que le hizo desear, a Eva, estar en ese momento en casa. Cansada, recoge sus cosas, se levanta y acerca a la barra. Quiere pagar el café y marcharse y llama al camarero que trae y entrega, al llegar a su altura, sin cobrarle el café, un papel doblado junto a su taza vacía que coge, guarda y sale sin preguntar, sin despedirse. Lu debió entender, al verla llegar y apartarse de todo, que deseaba estar sola y no se acercó dejando esta nota y el café pagado porque vendrían a buscarle. Quizá en otra ocasión, firmó

Imagen tomada de Pinterest

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Esbozando los días

Blog de dibujo, pintura y palabras

iletradoperocuerdo

reflexiones sobre la vida literaria

Somnia

Literatura y otras locuras

200mghercianos

TV, Cine, Música, rarezas y beluga

De literatura y otras palabras

Sitio web de Juan Manuel Luna Guerrero

maryliablog

La vida y otros cuentos

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

La Page @Mélie

Contre le blues, le meilleur remède, c'est le rock

Sebastián Felgueras

-Historias que se viven-

mariaraquelbonifacino

Escritora , L. sociólogía, poetisa uruguaya,poetry ,pintora,fotógrafa,conductora de TV. modelo

lorenzo Arabí

Escritor en periodo de aprendizaje constante.

EstelaFodere

Just another WordPress.com weblog

Rimbaud vuelve a casa

«Déjenlo todo, nuevamente láncense a los caminos»

elcorazondelmar

Sentimientos, realidades y sueños. Tres cosas con las que convivir.

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

POLVO DE ESTRELLAS

Este es mi firmamento

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo 🌵🌷✨

A %d blogueros les gusta esto: