Viejos amigos

Llega a casa y tras cerrar la puerta cumple, con cierto abandono, con los pequeños rituales que le llevan a sentirse un poco a salvo, protegido, no sabe bien por qué, o de quién o qué cosa. Termina pronto y recorre su pequeño piso, a menudo inmenso, buscando a su mujer a quién no llama por amar tanto al silencio, que es quien le responde. Nadie en casa, murmura, mientras se viste ropas cómodas y pone orden en su piso y su cabeza. Tanto silencio fuera y tanto ruido dentro. Logra, ya casi sin esfuerzo, cierta quietud, y se relaja y oye, atormentado, a su estómago con el que no sirven negociaciones, silencios, ningún orden. Le gusta comer, reconoce, sobre todo cuando tiene hambre, aunque sin excesos, pero con, eso sí, mucha ansiedad, y beber, poco y con la comida, algo de vino tinto. El señor López es un diletante. Recorre con fortuna y escaso conocimiento, que anhela corregir, las pequeñas bodegas que encuentra en sus largos paseos adquiriendo una botellita que consume con fruición, y solo. Conciliado con su estómago y su mente decide sentarse en su sillón favorito y ver una película, otra de sus pasiones, circunstancia que no impide somnolencia alguna que, madrugar y el estómago lleno, propicia. Y caen pesadamente sus párpados. Sobresaltado, aturdido, se pregunta ¿qué?, ¿quién llama?, conocido el origen y estridentes golpes y timbrazos. No lo esperaba, nunca espera esto. Se levanta de su sillón, abre la puerta y una pareja con los que solían salir, se presentan porque estaban de paso, entendió, después de no saber nada de ellos desde hace… con fastidio les franquea la puerta. El señor López les ofrece hospitalidad y se acomodan sin decir que no a una cerveza bien fría. Con la segunda, y una conversación que no logra seguir, vuelven a llamar, con menos brusquedad, a la puerta que abre creyendo ver a su mujer y dos parejas le rodean, abrazan y entran a saludar, beber, charlar, por los viejos tiempos que rememoran todos, menos el señor López que, confuso, sigue sirviendo cervezas, daditos de queso y lonchas de jamón con rebanadas, no muy gruesas, de pan, hasta que observa su sillón, los recién llegados, la televisión y busca el mando. Se perdió buena parte de la película y quería retroceder hasta un poco antes de dormirse, no recordaba ver aquel encuentro.

Imagen tomada de Pinterest

Un comentario sobre “Viejos amigos

Agrega el tuyo

Responder a evagg68 Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA

BLOG DEDICADO A LEYENDAS DE TODO EL MUNDO

mibauldehistorias.wordpress.com/

Cuentos y relatos que te perturbarán...

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

Gerionhispania

Actualidad sobre Patrimonio Cultural

Lunero Pisciano

Diario de mis tramas narrativas

Chancla Azteca

El reemplazo de mis creaciones y criaturas

Rec. al alba

Poesía y recuerdos

iletradoperocuerdo

reflexiones sobre la vida literaria

Somnia

Literatura y otras locuras

200mghercianos

TV, Cine, Música, rarezas y beluga

De literatura y otras palabras

Sitio web de Juan Manuel Luna Guerrero

maryliablog

La vida y otros cuentos

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

La Page @Mélie

Contre le blues, le meilleur remède, c'est le rock

Sebastián Felgueras

-Historias que se viven-

mariaraquelbonifacino

Escritora , L. sociólogía, poetisa uruguaya,poetry ,pintora,fotógrafa,conductora de TV. modelo

A %d blogueros les gusta esto: