Una tarde

En un mundo perfecto, al atardecer, sentado en un viejo banco de madera, pensaba con frecuencia hasta que a la recién inaugurada oscuridad la luz lunar teñía de plata el mar, lamentando que no fuera siempre así. Esta era su mejor idea de acabar el día, con la noche, y solo. Ya contaba más de año y medio desde su separación, y huida, no era otra cosa, al otro extremo del país. Soportar vivir cerca o en la misma ciudad con todo, y tanto, recordándola, no, ya no pudo. Llegó su derrota, una de tantas; su incapacidad de salir, de rehacerse, de encontrar lo que con ella tuvo, un sentido, o eso creyó, hasta que decidió marcharse, huir, eso es, era, huida y, sin saber muy bien cómo, le vino un lugar del norte, en la costa, que lo tenía todo y se marchó en seguida, demasiado pronto, se comentaba, abandonándolo todo creyendo que, quizá después, ya iría resolviendo. Y resolvió, despacio, el comienzo de su nueva vida en una vieja casa que, con ayuda, reformó e hizo a su comodidad. Satisfecho, tocaba reanudar, retomar, aspectos de su vida, encontró un trabajo y la manera de ir soltando lastre. Quería liviandad, sencillez y, por qué no, pequeños placeres como caminar muy temprano, antes de ir a trabajar, o por las tardes hasta encontrar la hora y el lugar donde pensar un mundo perfecto y la luz plata con la que se despediría, buenas noches, hasta mañana, o con el cuidado de las plantas de su pequeño jardín y un buen bocado con un vino de la tierra ahora que el momento es propicio y el apetito, bajo el contraste que da un roble, a la recién cortada hierba, se puede satisfacer, aunque aún no la compañía. Pero tenía que llegar. Algo debe tener la soledad que, si no se la protege, también puedes perderla, y la perdió, sin apenas darte cuenta. Su ofuscamiento, desde que llegara a este lugar, disminuyó despacio y al mismo ritmo que crecía una defensa, o barrera, contra cuanto pudiera volverle, de nuevo, vulnerable y fue ignorando, o negando, que llegó allí porque razones había, y emociones, y personas, una, sobre todo que, tuvo la certeza, no volvería a encontrar. Una de esas tardes limpias de nubes, con promesa de luz de luna y brisa, camina hasta llegar al viejo banco de madero, a su mundo perfecto al encontrarse con la que creyó lejos y olvidándole.

Imagen tomada de Pinterest

3 comentarios sobre “Una tarde

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: