La tarjeta

Subió en el ascensor hasta el penúltimo piso mirando la tarjeta que le había traído hasta aquí sin prestarle atención a la música de fondo, ni al individuo que subió con él. ¡Curioso!, aludió a la invitación, y se abrieron las puertas. En el ascensor ya se encontraba solo y dudaba salir, asomándose para mirar a un lado y a otro creyendo que le facilitaría avanzar el encontrar, sonreírle y saludar a otra persona, con naturalidad fingida y preguntar, sacando la tarjeta que le había traído hasta aquí, qué pasillo debía tomar para llegar a su destino. Decidió tomar el pasillo con un enorme ventanal al fondo. Le gustaba otear el horizonte e imaginarse en terrazas o azoteas llenas de plantas, ropa tendida, cuerpos dorándose al sol y se abrieron, a su derecha, las puertas del piso que buscaba ¡Hombre, López, adelante, adelante!, le dijo el anfitrión que, siguió, abrí al oír el timbre. López abrió su boca, para contestar, pero alguien le puso un cigarrillo que tomó en seguida con su mano evitando invitar que lo prendieran y ya se ahogaba en medio de un casi oceánico rumor de voces y tintinear de copas. De algún modo, arrastrado, empujado o con titánicas brazadas, consiguió alcanzar un hueco libre al lado de una puerta abierta que miraba igual que un preso. Esperó ser olvidado de las mareas, aunque aprovechó para coger una copita llena y salir con disimulo, primordial guardar la compostura y naturalidad. Sin volverse, avanzó por un largo pasillo con numerosas puertas a ambos lados, todas cerradas, hasta llegar a otro salón, algo menor que el principal, donde encontró pequeños grupos de hombres y mujeres conversando a media voz evitando molestar a quienes elegían apartarse para leer. Dedujo que era una especie de salón de lectura, o tertulias. Se preguntaba, a esas alturas del día dónde vino a parar pensando que, tal vez, alguien, desocupado como él, podría ayudarle, pero al coger aliento para inquirir, le interrumpían, distraían, empujaban hasta el aburrimiento y cansancio que le alcanzaba cerca de algún asiento con una copita llena sacando para leer, de nuevo, la tarjeta que le había traído hasta aquí y dejó, distraído, encima de una pequeña mesa que encontró en el pasillo. Pasaban delante de él de uno a otro salón y le miraban sonriendo ¡hola, López!, oía de alguien, ¡cómo tú por aquí, López!, decía otro, con fingida prisa. Solo acertó a preguntar, López, por el baño que vio justo enfrente al levantar la vista. Se levantó y cruzó, como pudo, aquel agotador manantial humano, y la puerta, creyéndose solo y a salvo hasta que oyó preguntar a su mujer, a voz en cuello, ¡si ya terminó con el baño, el señor! No pudo contestar, levantó la vista y vio que estaba en casa.

Imagen tomada de Pinterest

Un comentario sobre “La tarjeta

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: