En letras verdes (III)

Nadie con quien hablar ahora, ni más tarde. Este el precio, se decía, como buscando consolarse, pareciéndole desorbitado, a veces, por una soledad buscada en los comienzos, necesitada tanto tiempo, y ya arraigada, e impuesta al fin, o eso creía, por una creciente intolerancia aprendida con los años que, sin embargo, no oscurecía su mirada, no le amargaba, aunque, pasadas estas, de diferentes naturalezas, crisis, y a modo de tributo, sacrificaba o renunciaba o soltaba dolorosamente, cual lastre, partes de sí mismo y de su vida convencido de volver a comenzar. Pero ahora debía soportar el ruido intenso dentro de su cabeza. Imágenes, miedos, palabras, recuerdos, dudas, pasado, nunca un futuro, promesas, voces, caos, eso era ese pequeño infierno, un caos que le mantenía inmovilizado en su sillón, ya pasará, oía una voz fugaz dentro de sí, esto también pasará y, como en otras ocasiones, le vencía, agotado, el sueño del que despertaba aterrado creyéndose despertar de nuevo en aquel cuarto. Todo esto era ridículo y era parte, razón, de su aislamiento. Pensaba en sus defectos, sus errores. Quizá debí abandonarlo todo y no volver, cuando ella quiso o consintió o pudo, a recoger mis cosas. Se preguntaba si propició el momento, si fue para atormentarme, si ha realmente rehecho su vida. Habían pasado tres días, solo tres. Los restos bien empaquetados del pasado seguían acumulando polvo dentro de un pequeño cuarto de su piso. No tenía prisa, tampoco perdía el apetito y puntual su estómago reclama una satisfacción y se deja oír, sentir, y él se levanta y dirige a la cocina. Hoy carne, porque compró un vino de una uva, la Pinot Noir, hecha por el diablo, como dijo un enólogo, y que desconocía. Quizá sea este el punto de inflexión. Solo faltaba Miles.

Un comentario sobre “En letras verdes (III)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: