En letras verdes (II)

… ¿qué haces sentado en la escalera?, le preguntó ella, te pedí que entraras, encontrarás tus cosas en el cuarto del fondo pero, pasa, por favor, hablemos, hace ya meses que… no oyó más, ya se encontraba dentro intentando avanzar por un pasillo lleno de agitación, alcohol y gritos, solo quería acabar y supo lo que necesitaba conocer, la ubicación de sus cosas, acabar, solo eso, y salir indemne de allí. Avanzaba con lentitud, como si le retuviesen, como si enfangado el suelo le costara caminar, como si aquel otrora conocido lugar hubiera cambiado o aquella frondosidad humana reordenara pasillos y habitaciones dirigiendo mis pasos, mi camino, para encontrarme con ella de nuevo, tan ocupada con sus amigos, sus invitados, sus intereses, pensaba él, con malquerencia. La paciencia se le agotaba y alguien tropezó con él. Cayeron, callaron, paralizados sin fundido a negro, silencio absoluto, un instante, roto de nuevo por la música, los gritos y con dificultad se levantaba rechazando ayudas, disculpas, entrando en un cuarto que abrió al caer cerrando tras de sí. Busco un interruptor y dónde descansar. Y descansó. Con sorpresa, y fastidio por dormirse allí, descubre, despertando al amanecer, que llegó, quizá por un error, o una feliz coincidencia, a su Ítaca. Pasada cierta estupefacción, tensión y aturdimiento creyó que un buen café, ahora y poniéndose en pie, se dirige a la puerta que abre con precaución, silencio, continuando despacio en dirección a la cocina sin llegar a ver un alma, sorprendido, asustado, sobrecogido quizá, pues ya no vivía en ese piso y se sentía un intruso. Llamó y no obtuvo respuesta. Quizá se fueron de esta a otra fiesta sin reparar en mí, pensaba, endulzando su café y encendiendo su teléfono. Buscó un número que no encontró en los contactos y recordó que se lo anotaron en un trozo de papel olvidándose guardarlo. Sacó sus llaves y entre pedazos doblados de papel, tickets de compra, de aparcamiento, de… ¡espera!, ¿esto qué es? Escrito en letras verdes, una desconocida le mostró su verdadera Ítaca.

Imagen tomada de Pinterest

2 comentarios sobre “En letras verdes (II)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Esbozando los días

Blog de dibujo, pintura y palabras

iletradoperocuerdo

reflexiones sobre la vida literaria

Somnia

Literatura y otras locuras

200mghercianos

TV, Cine, Música, rarezas y beluga

De literatura y otras palabras

Sitio web de Juan Manuel Luna Guerrero

maryliablog

La vida y otros cuentos

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

La Page @Mélie

Contre le blues, le meilleur remède, c'est le rock

Sebastián Felgueras

-Historias que se viven-

mariaraquelbonifacino

Escritora , L. sociólogía, poetisa uruguaya,poetry ,pintora,fotógrafa,conductora de TV. modelo

lorenzo Arabí

Escritor en periodo de aprendizaje constante.

EstelaFodere

Just another WordPress.com weblog

Rimbaud vuelve a casa

«Déjenlo todo, nuevamente láncense a los caminos»

elcorazondelmar

Sentimientos, realidades y sueños. Tres cosas con las que convivir.

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

POLVO DE ESTRELLAS

Este es mi firmamento

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo 🌵🌷✨

A %d blogueros les gusta esto: