Viejos amigos

Llega a casa y tras cerrar la puerta cumple, con cierto abandono, con los pequeños rituales que le llevan a sentirse un poco a salvo, protegido, no sabe bien por qué, o de quién o qué cosa. Termina pronto y recorre su pequeño piso, a menudo inmenso, buscando a su mujer a quién no llama... Leer más →

Una tarde

En un mundo perfecto, al atardecer, sentado en un viejo banco de madera, pensaba con frecuencia hasta que a la recién inaugurada oscuridad la luz lunar teñía de plata el mar, lamentando que no fuera siempre así. Esta era su mejor idea de acabar el día, con la noche, y solo. Ya contaba más de... Leer más →

Libre

Al señor López no se le conoce más ocupación que su trabajo en la oficina gris con la que cumple escrupulosamente. Nadie conoce bien al señor López, al que respetan e ignoran en proporciones variables, cuestión esta antaño insoportable y hogaño, liberador. Así pues, acabadas sus obligaciones laborales y domésticas, dueño y señor de su... Leer más →

Una buena mesa

El señor López, en sus horas de asueto, gustaba de dar largos paseos dejándose llevar por el capricho. Salió una mañana, no demasiado pronto, atemperada, fresca, soleada y anduvo hacia el norte de su ciudad, lugar, dicho sea de paso, poco o nada frecuentado, con la idea de ampliar sus horizontes físicos, muy mermados estos.... Leer más →

Ahora tú (II)

Le observa, a él, a Lu, que apenas si se detiene o se sienta o consume bebida alguna, atento a las mesas, a las conversaciones, a los gestos y miradas, vigilante, protector, solícito ¿por qué?, se pregunta Eva observando en derredor el trato amable, dilecto, precavido con que le corresponden, respetando su casi ausencia en... Leer más →

Ahora tú (I)

Sale de casa uno, ella, alguien, o de un café, una crisis, o de un exposición de, ¿a qué vine aquí?, se pregunta y camina, deambula, no conoce a nadie y tampoco quiere, pero una voz que nombra, que inquiere, que apropia arrastra su cuerpo con fuerza sobrehumana ¡no, espera!, viendo frente a sí un... Leer más →

La tormenta

Hablaron poco, durante la comida. Momentos después, todo ya limpio y recogido, decidió, su mujer, echarse en el sillón y López, hombre de acción, se levanta y se acerca a mirar a través de la ventana. El tiempo cambia, amenaza tormenta, murmura, mientras todo tiende hacia un gris oscuro, turbio. Suspira. Coge lo necesario. Es... Leer más →

La tarjeta

Subió en el ascensor hasta el penúltimo piso mirando la tarjeta que le había traído hasta aquí sin prestarle atención a la música de fondo, ni al individuo que subió con él. ¡Curioso!, aludió a la invitación, y se abrieron las puertas. En el ascensor ya se encontraba solo y dudaba salir, asomándose para mirar... Leer más →

Despistes

Dejó López, sus llaves, encima de una mesa de la cocina y fue por necesidad, al baño. Al acabar, secó sus manos y escudriñó su barba, por si hubiera de ordenarla, cuanto propiciara su presbicia o miopía, ardua tarea que, a pesar del paso de los años, no descuidaba. Conforme con su aspecto sonrió y... Leer más →

En letras verdes (y IV)

Satisfechos su estómago y oídos, sonriente por sus dos copas de tinto, sucumbió indolente a una cabezada, es solo un momento y sin levantarse de la mesa, pues la recogería después, se dijo, durmió. Llegar al piso, ascender, llamar y abrirle alguien sin rostro, efigie permisiva y enigmática que no pregunta, alcanzar a duras penas... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: