Malentendidos

Subió las escaleras, casi al final del día, como ya las subiera al regresar a casa hace algún tiempo y ya supiera, o no faltase mucho para conocer, por cambios sutiles, silencios prolongados o una pequeña y pertinaz, que siempre estuvo ahí como la advertencia de un giro o cambio posibles que se asimila u olvida o acepta, cisura que crecía alimentada por malentendidos, continuas discusiones y consuelos en brazos equivocados. Subió callado, circunspecto y con ganas de volver por donde vino cargando con su parte de culpa y algunas pertenencias olvidadas.

Imagen tomada de Pinterest

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.