Esto no es…

Como diría Magritte, si hubiera sido yo alguien merecedor de la lectura de entendidos y de público y la suya, de Magritte, al que el azar le hubiera puesto, una primera vez, ante sus ojos, y a diferencia de él, un texto como el mío que no dice, como sí se le ocurrió a él antes que a mí en otro medio, con otro tema, esto no es autocompasión.

Efectivamente porque lo cierto es que no sé escribir, me temo, una verdad, tan solo. Creo, sin embargo, que sí sé qué lecturas me gustan, van con mi manera de ¿de qué?, no sabría decir, tanta es la dificultad por definirme, por encontrarme unas palabras, solo hay pasión y gusto y juego y todo esto enrevesado, con algo de inquietante, con calma y repentina tempestad, que no sé dirigirlo. Trato de emular, sin éxito, autores y escribir una historia no, eso tampoco sé. Me sucede que las prisas me llevan a tropezar, a confundir, en situaciones, suele sucederme, de falsa necesidad donde se me pide algo que no he previamente pensado, verbalizado, y no sé comunicarlo, volverlo inteligible hasta que consigo darme cuenta, respiro y pienso un orden que después cuento lento y con todo detalle, en calma. Creo que sufro de impaciencia, de prisa, de un profundo desacuerdo entre mi cabeza y mi boca, entre pensamiento y palabra o, mejor aún, entre imagen y palabra porque no soy capaz de narrar todas las imágenes que me suceden, y a esa velocidad.

Leo cosas, no mucho, insuficiente, diría yo que son mis lecturas, eso diría, pero leo cosas y veo de pronto una imagen y me supongo cientos de palabras que después no encuentro, tras el soberbio relato de un instante llega la carestía, el vacío, el silencio, el olvido. Es frustrante, desolador las más de las veces. ¿Ya dije que esto no es autocompasión?

4 comentarios sobre “Esto no es…

Agrega el tuyo

    1. La presión, la exigencia, las expectativas, lo que uno cree, imagina, y la realidad que, quizá, no entienda, cierta disrupción en el discurso o decurso de aquello que le ocupa cuando dice escribir, todo es un maltrato, congénito creo, hacia mí mismo, pero como dije en el texto ‘esto no es…’ hay que aprender, también, a ser amable con uno mismo.

      No lo creerás, seguro, pero me emocionan tus palabras. Gracias (no es propio nombrarte «lallavedelaspalabras»), un saludo.

      Le gusta a 2 personas

Responder a evagg68 Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: