Delirio

Salgo de un edificio, es lo normal en este momento, en esta hora, y me dirijo sin titubeos hacia un vehículo que me llevará a mi casa, todo normal hasta aquí solo que, lo normal hoy, para mí, es que nada me lo parezca, quiero decir, que me cuestione, que ponga en duda todo, quiero decir, que todo lo niegue, quiero decir, que pierda la cabeza y sea, por un lado, y para los que no me conozcan, para aquellos que pasan de largo en un sentido, para aquellos que, desde el otro lado de la calle, sentados en un banco a la sombra de un palisandro puedan individualizarme un instante y lucubrar según su ánimo o la influencia que del clima reciba, yo solo salgo de un edificio, o yo sea solo aquel que habitualmente sale de un vulgar edificio, al que se me vincula a esta hora, y se dirige hacia su coche para ir quién sabe a qué lugar, o yo sea tan solo un simple funcionario, o un representante comercial, o un individuo en ejercicio de su función paterna, lo normal, supongo, según contexto y sonrían y piensen que aciertan, en buena medida, porque de donde salgo con tanta determinación, porque esa sonora, articulada, murmurante bruma que atravieso, porque atravesar aquella turba que tanto me incomoda sean indicios, todos quizá, de que mi labor allí, en tan simple edificio, concluyó tan solo unos minutos antes de ese instante.
No he parado hasta llegar al coche que me llevará a casa ¿me llevará? Me serviré de él cuando le invada, llene de mí, me engulla y sienta como si fuera parte de su sustancia nutricia, o su estimulante, o su cerebro que le impele, a mi sencilla orden, poner el motor en marcha y trasladarme, llevarme, de ese lugar, de los alrededores o cercanías de un edificio del que salí hace un momento, hasta otro lugar que es, suele ser así, mi casa, pero que, a veces, es otro distinto por puro divertimento, por travesura, por necesidad.
Un momento antes de salir quise escuchar, pues disponía de algo más de media hora, el concierto para violín y orquesta de Sibelius. Deseaba transmutar ahora, aún a tiempo, mi incipiente delirio en otra cosa y me dejé llevar, me entregué, cedí al sueño que la música y aquello que, aunque conocido, veía por primera vez cuando dejé en algún momento la ciudad.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Esbozando los días

Blog de dibujo, pintura y palabras

iletradoperocuerdo

reflexiones sobre la vida literaria

Somnia

Literatura y otras locuras

200mghercianos

TV, Cine, Música, rarezas y beluga

De literatura y otras palabras

Sitio web de Juan Manuel Luna Guerrero

maryliablog

La vida y otros cuentos

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

La Page @Mélie

Contre le blues, le meilleur remède, c'est le rock

Sebastián Felgueras

-Historias que se viven-

mariaraquelbonifacino

Escritora , L. sociólogía, poetisa uruguaya,poetry ,pintora,fotógrafa,conductora de TV. modelo

lorenzo Arabí

Escritor en periodo de aprendizaje constante.

EstelaFodere

Just another WordPress.com weblog

Rimbaud vuelve a casa

«Déjenlo todo, nuevamente láncense a los caminos»

elcorazondelmar

Sentimientos, realidades y sueños. Tres cosas con las que convivir.

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

POLVO DE ESTRELLAS

Este es mi firmamento

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo 🌵🌷✨

A %d blogueros les gusta esto: