Esos objetos

Terminé mi café y me fui a mis cosas, me refugié quizá o hui, sin un pretexto, pensando en no molestar o, por mejor decir, deseando, queriendo evitar facilitarle a alguien una conversación que, en ese momento, distaba de apetecerme y, así, subía, con extrema lentitud, las escaleras para dejar los objetos, que suelo trasladar de un cuarto a otro de la casa porque a nadie le apetece ver trastos en mitad de una mesa abiertos por alguna página o subrayados o con notas marginales, sobre una de las mesas de que puedo disponer, soy dueño, mando, entre otros objetos en penumbra, o a la luz, que no me interesan en absoluto y forman parte, según la estación del año, de otros espacios de la casa donde vivo, y espero morir, desde hace algunos años. Una vez arriba, todo en desorden y con poca e inconstante luz solar, porque las nubes, ya sabes, y esta humedad y un frío que el calor de aquella planta recién, por mí, abandonada, no aleja, enciendo un ordenador y una pequeña lámpara que mitigue el dolor que el brillo de la pantalla causa a mis ojos en el rincón de mi territorio donde la claridad natural me abandona. Ordeno un poco mi mesa, que es un caos que mantengo, y pierdo mi tiempo y mi vista, insisto en el daño, con mi móvil del que me canso después de no sé bien cuánto tiempo transcurrido y abro mi cuaderno donde quiero hablar, escribir es lo correcto, sobre… ¿qué puedo cenar?, me pregunto mientras recojo, de nuevo, esos objetos que me acompañan y prestando atención al sonido inconstante del viento ¿por qué subí?, quizá si encuentro un poco de silencio lo descubra en una página.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

GalianayCía.

El arte de contar lo que vemos

Veni, vidi, amorem

Bienvenido a mi hogar, el espacio en el que me vas a conocer de la manera más intensa y especial en que puedo llegar a expresar. Cuida este espacio, es también tuyo ahora.

La liebre de Durero

Blog de Ignacio Ortiz Monasterio. Sonidos, imágenes, espacio, volúmenes, vacío. Dondequiera que lleven las inclinaciones de los sentidos.

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

A %d blogueros les gusta esto: