Una mañana

img_4406Miro, a través de la ventana, la luz clara, vespertina, de un suave azul, que languidece distrayéndome de la lectura o invitándome a salir afuera para sentirte o recibirte si es que hoy, por fin, decides regresar después de más de una semana de tu marcha de un viaje, en realidad, de tan solo tres días comenzado una mañana gris, confusa y divertida, rota, sin embargo para mí, tras la llegada de un desconocido, dos besos, un abrazo, la charla apresurada animando a otros dos, saliendo del vehículo que ha de llevarte lejos, tan lejos como quieres de las lluvias hasta el mar, tu casa, tus amigos, olvidándote de mí, mero figurante, hasta olvidar, recuerdas, tus llaves guardadas un momento en mi bolsillo, temiste perderlas y recordar, para olvidarme, con tu llamada, que las recogerías a tu vuelta de tres, solo tres días de un breve permiso de trabajo, mientras yo miro, sigo mirando a través de la ventana, miro la escasa luz de un cielo más azul, que sobrecoge.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .