En un viejo café

Te  vi en un parque, por la mañana. Solías sentarte a leer bajo la sombra de un árbol, en un banco, que elegías siempre según tu estado de ánimo, o tu lectura, como supe, mucho después de conocerte en una exposición de fotografía a la que me invitó una amiga, que, dijiste, fue tu pareja en la facultad. Nos saludamos. ¿Un café?, ya casi he terminado esta novela y me apetece conversar.

Te espero mientras guardas el libro. Caminamos hasta dejar atrás el parque y llegar a un viejo café al que solías ir por esa terquedad del dueño, o resistencia, de no permitirle al tiempo que lo transforme en otro frívolo lugar. Sonaba Gone With The Wind en ese instante. Pedimos dos solos, nos sentamos. Muy oportuno verte, me decías, quiero mostrarte algo, mientras ibas sacando, de tu bandolera, esa novela que leías; unos papeles sueltos con dibujos, apuntes, quizá, de algún pretérito proyecto; cuadernos con las tapas negras; recortes de prensa. Te miraba paciente. Escuchando la guitarra de Montgomery, sorbiendo mi café caliente, me preguntaba. Con todo sobre la mesa, ordenado de alguna manera tuya, personal, me ibas hablando de un modo muy relajado, tranquilo, sobre tus cosas, planes, proyectos, un viaje que pronto, quizá, debas hacer. Cuando alguien pasaba cerca de nuestra mesa cambiaba tu actitud, callabas o removías tu café con fingida distracción que no aprecié hasta que sentí cómo tu mirada, distraída al principio, se concentraba según me ibas mostrando que llegabas, o pedías, como confusamente entendí, a través de un camino o mensaje señalado en toda aquella, para mí, confusa relación de tus papeles y cuadernos expuestos a mis ojos, quizá mi ayuda, a algún lugar mientras me señalabas fechas, entradas en tus cuadernos, notas sueltas, recortes de noticias.

Sonó un teléfono. Es tu móvil, dije, contesta, mientras voy al baño, pero me sujetaste del brazo, me mirabas profundamente a los ojos y oí de tus labios voy a matarte. Apenas era mediodía.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: