Mirando al mar

Suena el teléfono. Ya no esperaba tu llamada. Colgué, caminé despacio hasta mi cuarto y recogí mis gafas. Me contemplé un momento, después estaba en otra parte. Mirándome no me veía. Volvió a sonar el teléfono y sentí sobre mis hombros una terrible carga. No contesté. Salí de casa una hora más tarde, no eran las diez de la mañana, y caminé por la ciudad sin haber fijado un destino. Encontré vacío un banco donde sentarme, en un parque, frente al mar. Mientras oía tu última llamada veía caer tu cuerpo malherido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .