Nueva entrada en mi diario

No hay nadie en casa y es buen momento para descansar, o no, no sé, porque he de salir a caminar; continuar leyendo aquellos libros empezados hace poco; volver a mi diario, a mi cuaderno negro y añadir ¿añadir qué?, ¿por qué? Cuántas actividades, cuánto a lo que aferrarse, cuánta falsa necesidad de todo y todo lo que vamos innecesariamente añadiendo para acallar esa importuna voz, ese molesto ruido.

Con más o menos intensidad pienso alguna vez en el suicidio, pero no, no en quitarme de en medio, no en suicidarme, no. Realmente no sé por qué lo pienso, quizá solo quiera entenderlo, entender por qué elegir la muerte y no otra cosa que me mantenga con vida ¿mantener con vida?, ¿por qué hay que mantener?, ¿por qué si a veces es insoportable?, ¿insoportable?, ¿quién lo dijo?, suelo escucharlo con frecuencia, pero nadie se suicida, casi nadie, pues buscan una alternativa y suele ser equivocada porque, creo, persiguen acallar el ruido, narcotizar un mal imaginario, o no.

El propio ¿cómo decirlo?, instinto de supervivencia te mantiene vivo… soy alguien ignorante y me sonrío imaginándome leyendo esto a otra persona que lo desapruebe, o conozca demasiado bien sobre la vida, la muerte, la mente, o quiere explicarme más porque no sé, sí, la verdad, no sé más que aquello que hace casi una semana me pasó, aquello que sentí, o cómo no hubo nada, dentro de mí, nada a lo que aferrarme, nada como un motivo suficiente, fue todo un vacío tan intenso y paralizador que tuve miedo, pero acabó, aquello no pasó de un solo día, de una mañana, tal vez. Pensar que no existí, que vine al mundo y en cualquier momento volveré a desaparecer, no sé, es pensar en un sentido que no creo que haya, realmente, pero hay preguntas, muchas que van surgiendo según transcurre ese estado.

Miro ahora a la gente, los escucho hablar, los sigo según su actividad, quiero entenderlos, saber qué les mueve a hacer lo que hacen, porque hay como una necesidad por las cosas que hacen, como algo vital, no sé, es todo muy confuso, esperaré a que pase el tiempo y alguien me lleve de regreso.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Esbozando los días

Blog de dibujo, pintura y palabras

iletradoperocuerdo

reflexiones sobre la vida literaria

Somnia

Literatura y otras locuras

200mghercianos

TV, Cine, Música, rarezas y beluga

De literatura y otras palabras

Sitio web de Juan Manuel Luna Guerrero

maryliablog

La vida y otros cuentos

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

La Page @Mélie

Contre le blues, le meilleur remède, c'est le rock

Sebastián Felgueras

-Historias que se viven-

mariaraquelbonifacino

Escritora , L. sociólogía, poetisa uruguaya,poetry ,pintora,fotógrafa,conductora de TV. modelo

lorenzo Arabí

Escritor en periodo de aprendizaje constante.

EstelaFodere

Just another WordPress.com weblog

Rimbaud vuelve a casa

«Déjenlo todo, nuevamente láncense a los caminos»

elcorazondelmar

Sentimientos, realidades y sueños. Tres cosas con las que convivir.

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

POLVO DE ESTRELLAS

Este es mi firmamento

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo 🌵🌷✨

A %d blogueros les gusta esto: