Ventanas

Estoy cansado. No puedo dormir. Doy vueltas y vueltas en la cama y necesito levantarme, pero no lo hago, y también dormir, pero no puedo, y me angustio, demasiado ruido en mi cabeza. Quiero silencio, quiero gritar, pero me siento en la cama, todo está a oscuras, no sé qué hacer y vuelvo a tumbarme,... Leer más →

En un viejo café

Te  vi en un parque, por la mañana. Solías sentarte a leer bajo la sombra de un árbol, en un banco, que elegías siempre según tu estado de ánimo, o tu lectura, como supe, mucho después de conocerte en una exposición de fotografía a la que me invitó una amiga, que, dijiste, fue tu pareja... Leer más →

Fuera de cobertura

Abrimos una botella de vino antes de la cena. Hablamos con cierta tensión. El día daba siempre para una conversación o alguna discusión, a veces. Hoy era distinto, quiso abrirse paso, enseñorearse, un silencio incómodo, molesto, que debíamos frenar, romper de alguna manera, o eliminar, y busqué socorro en Summertime, para empezar, con otra copa de... Leer más →

Nos vemos mañana

Me quedé un momento a solas. Ya decidí qué pedir para comer y dejé la carta sobre la mesa. Bebí un poco de cerveza. Miraba con curiosidad los rostros, los gestos, e imaginaba conversaciones que no lograba entender, o no quería. Te vi sentándote a la mesa, sonreíais. Se me agolparon mil preguntas y tuve... Leer más →

Un secreto

Quedamos para comer. Nos encontramos en la puerta, nos miran y preguntan ¿son?, somos tres. Caminamos guiados de un camarero. Ya en la mesa sacaron sus móviles, revisaron mensajes, mientras yo observaba el local, la concurrencia, y comenzamos una trivial conversación, callamos cuando nos trajeron las cervezas. Gracias, al unísono, a una joven camarera. Una... Leer más →

Agosto al mediodía

Llega la hora de salir de viaje. Espero el coche, que nos recogerá dentro de poco, con una novela abierta sobre mis rodillas y mi atención en otra parte. No soporto que me esperen, ni hacer esperar a nadie y siempre, unos minutos antes de la hora acordada, busco algo que tener en las manos... Leer más →

Mirando al mar

Suena el teléfono. Ya no esperaba tu llamada. Colgué, caminé despacio hasta mi cuarto y recogí mis gafas. Me contemplé un momento, después estaba en otra parte. Mirándome no me veía. Volvió a sonar el teléfono y sentí sobre mis hombros una terrible carga. No contesté. Salí de casa una hora más tarde, no eran... Leer más →

Canto de sirenas

Dejé sobre la mesa la novela que me recomendaste, mañana continuaré con ella, me dije, ya es suficiente por hoy, agoté mi concentración, mis ganas de leer y se hace tarde. No suelo beber pero me apetecía, quise prepararme una copa y tomar el aire, sentir un poco el sol. Te ofrecí mi compañía y... Leer más →

Bajo un fresno

La lluvia me despierta. Miro el reloj. Cierro los ojos un momento más, sólo un momento. Vuelvo a mirar la hora. Me siento al borde de la cama y miro a través de la ventana. Suspiro y me levanto, cojo mis ropas, me visto, camino en dirección a la cocina. Abres tus ojos, me llamas,... Leer más →

De copas

Llegué a las nueve a casa. Mientras espero me preparo algo que comer y cojo una cerveza, me gustan el silencio y la soledad y disfruto con ello. Suena el teléfono. Me asusto un poco y rompo a reír imaginando la expresión de mi rostro. Contesto como puedo a la llamada. Noto impaciencia en esa... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: