Uno de tantos

Entro en una cafetería uno de esos días, de tantos, días, como forzosamente vivo, que coinciden con los laborales de otros, los otros, con los que apenas me conjugo, un tanto aposta, adrede, por puro hartazgo o mor de soledad en mi trabajo y vida y gozo, entro, como digo, y pido café solo, largo y sin más dulce que añadir que el del propio azúcar y detrás de mí, tu voz, me sobrecoge.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .