Mientras camino (Eva)

Unos minutos antes de salir de casa, hablamos, después de algunos días de silencios en los que no me atreví a turbar, aunque me sabía equivocado, tu ritmo de trabajo, tus proyectos, tu tiempo. Me decidí y pregunté por ti, por tu salud, trabajo, viajes y me contestabas, como solías, respondiéndome con frases breves, instantes de un tiempo y una luz igual que luminosos y fugaces rayos y sin ruido alguno. Dejaste caer alguna fecha, exposición, próximo viaje, algún relato y entre todas estas frases tuyas se me colaba por algún lugar de mi cabeza o cuello o pecho la sensación de serte conocido y próximo sin habernos visto, apenas, una sola vez, unos minutos.

Y era una sensación indescriptible para mí, ya no sabia por qué, pero esas respuestas, tus palabras, algo contenían, no estaba claro qué y eran, para mí, casi el delirio de un perturbado, de un loco, algo esquizoide, imaginar que tú, de alguna forma llegas a estar tan cerca que logras tocarme, y tan invisible, quiero decir, sentirte casi a mi lado, pero sin estarlo realmente. Parece exagerado pero he conocido, aunque se me objetará que no lo suficiente, tantas personas que ni una sola ha conseguido, hasta este instante, agitar mi espíritu de igual modo que tú, y todo, he de añadir, con tus breves, sentenciosas, casi aforísticas palabras.

Quería, debía salir ya y seguir con mi rutina, se me hacía tarde. Me cambié de ropa, cogí mis llaves, libros y cuadernos, crucé el umbral, cerré, aspiré hondo y caminé hasta mi coche.

La sensación era muy extraña, la misma que me queda siempre al hablar contigo, con esa tu manera de expresarte y con cuanto dices y cómo lo dices, es algo como habernos conocido o, mejor aún, como que sabes más de mí que yo mismo, o que eres quien me ha de mostrar, sin que ninguno de los dos sepamos cómo, o solo sea yo quien lo ignora, el qué que ha de venir, ese algo como un cambio, un nuevo rumbo, no sé, sinceramente, el qué y ya me parece todo un desvarío, todo esto de que hablo.

Dejé aparcado el coche y comencé a pasear. Caminé despacio, por calles solitarias y pensaba en ti, sabía que hoy no te vería, qué tal vez nunca, pero, a pesar de todo, esa sensación de verme sorprendido, de una voz, de algo de ti en cualquier momento, no me abandonaba y tampoco sentí esa desazón que llega al descubrir que, al final, no hay nada de lo esperado o deseado.

Caminé en paz, y en silencio, un buen trecho hasta que fui dueño de mí y quise, sin olvidarte ni un momento, silbar una canción y sonreír aislándome de casi todo.

Un comentario sobre “Mientras camino (Eva)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

Las termitas del cielo

Entropía callejera

Irreflexiones

Pensamientos perezosos, especulaciones y sospechas

LA SAVIA DE EL BOSQUE

Aprendices de escritores

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

LOSANTOS EDITORIAL

NOVELAS, AUTOAYUDA, POESÍA Y MÁS

Quarks Ediciones Digitales

Somos una editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato

Carretera de neuronas

Ejercicio de desahogo, los personajes pueden ser reales, ficticios o coincidencia

Estoicamente hedónica

En constante conflicto conmigo misma

letraypalabra

A veces surjo de lo que escribo como una serpiente surge de su piel (Enrique Vila-Matas - El viaje vertical)

Mayttet

Disfrutemos de la escritura.

UNA LUZ MÁS

Ante los demás nos define lo que hacemos y decimos, pero ante nosotros mismos nos define mejor lo que escribimos.

El blog de una revelde sin causa

Que me quieran como soy...sino que me olviden

MIS HISTORIAS EN BLANCO

Blog de poesía, reflexiones y relatos de Teresa Alarcón.

hshp

Hecht, regreso al pasado.

Las Historias de Rouse

Breves relatos, historias intensas

Sobrescribo

En este sitio comparto algunos de los poemas, ejercicios de escritura y pensamientos que me acompañan en la cotidianidad. Espero que para ustedes sea tan catártica la actividad de leerlos, como para mí escribirlos.

A %d blogueros les gusta esto: